homeschool

Lo peor del homeschooling o de educar en casa

Lo que pocas veces se cuenta qué es lo pero del Homeschooling

En los blogs, en Instagram y en la mayoría de las redes sociales hay cierta tendencia a exponer solo el lado bonito de la vida.

Hoy vengo a exponer aquí lo que para mi es lo peor de educar en casa.

  • DUDAS: Las dudas que van y vienen (cada vez menos, gracias a Dios). Pensando si estamos haciendo lo correcto, si hacemos bien en seguir nuestro instinto y nuestro criterio. ¿Es todo esto un error? ¿deberíamos seguir la costumbre, dejarnos llevar por la corriente y llevar a los niños al colegio? Hay muchas noches sin dormir, sobre todo los primeros años. Sí, sí he dicho años, creo que estas dudas realmente no desaparecen hasta que el niño se hace adulto. Ahí que ver ¡cómo somos las madres! ¿verdad?

  • REFERENTES: La falta de modelos, de referencias. Por eso considero tan importante conocer a otras familias que también educan en casa. Saber que no estamos solas, conocer a chicos mayores y poder hablar con ellos.

  • CANSANCIO: Las mamás a veces nos cansamos, aunque nos cueste reconocerlo, sin embargo parece que no podemos decirlo. Para mí esto es de lo peor de hacer homeschooling. No poder quejarte nunca, a ver cómo explico esto en dos líneas y que se entienda. Ya de por sí las madres no podemos decir ¡que ganas de irme al Caribe sin mirar atrás! Sin que nos miren mal.

Cuando decides tomar las riendas de la educación y crianza de los hijos todo el consuelo que vas a encontrar será: “estás así porque quieres, podrías llevarlos al colegio”. Asique muchas veces decidimos que es mejor no decir nada, porque solo otra madre en tu misma situación podrá entenderte. Es una situación parecida a las madres que dan teta, que si te quejas en seguida te dicen ¡pues déjalo! jolin, no quiero dejarlo, simplemente hoy estoy cansada. Sin más.

Espero haberme explicado en este último punto.

Hay muchas cosas duras en la educación en familia, mucho esfuerzo y mucha responsabilidad pero al mismo tiempo hay muchas alegrías, mucha satisfacción al ver los pequeños detalles y como evolucionan los niños.

También en España está el problema de la falta de regulación que nos lleva a vivir situaciones de estrés innecesario cuando en la mayoría de los países de nuestro entorno en la Unión Europea este es un tipo de educación normalizada.

Entonces, ¿merece la pena?

A pesar de los inconvenientes y que muchas veces parece que todos los días son cuesta arriba, ¿no pasa esto en muchas familias? La vida hoy es muy rápida para todos, muy exigente para las familias. La realidad es que, a la hora de la verdad es suficiente un gesto, una pregunta, un comentario para que las dudas desaparezcan. Al final, para mí, todo el esfuerzo (y el sobre esfuerzo) merezca la pena.

En el instagram de Fanfamiliar ha habido muchos comentarios sobre este tema, te dejo aquí en enlace por si quieres ir a mirarlo y así me cuentas ¿qué es para ti lo peor del homeschooling?

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *